El influyente oficial mayor de Quintana Roo

Manuel Alamilla Ceballos

El oficial mayor favorece a su familia en el gobierno.

Chin Gon / El Madrazo

A Manuel Alamilla Ceballos se le aleja cada día más la posibilidad de ser candidato a diputado federal como se planeó hace un año desde la oficina de la Secretaría de Energía, que por eso se le pondría en la administración estatal, para llegarse de recursos y para que manejara su imagen pública en todos los municipios que componen el Distrito 2 con cabecera en Chetumal.

El muchacho se tomó muy en serio su papel, pero las cosas no le salieron como estaban planeadas, así que tendrá que recomponer su imagen o enfrentar el desprecio de los votantes del sur, ya que los empresarios de Chetumal son los directamente afectados.

Hoy, junto con la Tormenta Tropical “Franklin”, le llega su tormenta al Oficial Mayor, pues tiene que explicar la dichosa licitación hecha para la adquisición de uniformes escolares para niños de preescolar, primaria y secundaria, que ganó una empresa de Puebla, cuando una compañía local presentó la mejor oferta.

El cuestionamiento es tal, que desde la Unidad del Vocero se emitió un boletín fechado el 4 de agosto, donde entre otras cosas dice el Oficial Mayor “que hasta el momento nadie ha reclamado, pero aseguró que de cualquier forma se reunirá con la dirigencia de la Cámara de Comercio y con empresario textiles para explicarles con lujo de detalles cómo se realizó el proceso de adjudicación”, pero golpe dado ni Dios lo quita, porque la licitación de la que habla es de 104 millones de pesos, que bien hubiesen reactivado la economía del sur del estado.

Fisgonea también aquí:   Soy Mauricio Góngora (el otro lado del candidato priista)

Pero esta no es la primera vez que se le sorprende a Manuel Alamilla metiendo mano al presupuesto, en enero se descubrió que el funcionario ordenó que la ‘escenografías institucionales’ de todos los actos públicos del gobierno estatal fueran realizadas por la empresa ‘Illusorium’, pero el detalle es que pertenece a su hermana, Melina Alamilla. Si se trata de combatir corrupción, hay que empezar en la casa.

Ya no hablemos del tráfico de influencias que tiene en las dependencias, donde ha colocado a su esposa, amigas, familiares y a cuántos líderes o lideresas que pueden ser útil rumbo al 2018.

Adiós candidatura de Alamilla, los pasos que da no son los correctos, porque en la administración pública o haces dinero, o haces carrera política, porque tratar de ganar en los dos frentes es muy difícil.

YA EN LA COLITA: Dos presidentes municipales se relamen los bigotes por la llegada de “Franklin”, le ruegan al dios Chaac que derrame su furia sobre Bacalar y Othón P. Blanco, pues así Luis Torres Llanes y Alexander Zetina Aguiluz podrán exigir al Fonden recursos extraordinarios por la afectación de la Tormenta Tropical. Pero con lo que no cuentan es que esos recursos ya están contemplados para ser usados por el gobierno del estado. A los habitantes de Othón P. Blanco y Bacalar solo les tocará una despensa, pero total, ya están acostumbrados a que se los transen. (Foto: Noticaribe)

No hay comentarios, ¡sé el primero en opinar!

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.